ESPINA, EL CACTUS VIAJERO

Soy Espina, el cactus viajero, la vida me puso en Coro, pero voy creciendo con muchas ganas de mudarme a Madrid, mientras estoy por aquí quién sabe a quién más me puedo llevar, ya sé al menos que mientras esté aquí me vas a cuidar bien.

Sé que estarás unos días de vacaciones así que cuando vuelvas me cuentas que tal es todo por allá para seguir animándome a mudarme a Europa y si te quedas luego me vienes a buscar, y si regresas luego me llevas contigo.

Me han dicho que en España se come rico, se vive con alegría y, los médicos son muy felices y los cactus no pasan tanto calor.

Tengo un amigo que vive en Madrid que como dicen allá ¡es la ostia! Simpático, guapo, perseverante, intenso, trabajador, inteligente, un poco terco pero buena gente

Así que, ya sabes, si pronto te apetece tener un cactus aventurero como compañero de viaje, no me dejes en Coro y llévame contigo en tu próximo viaje.

Seguro que encontramos muchos planes divertidos.

Hasta pronto, 

Espina

Así que pensé, Y aquí estoy, listo para embarcarme contigo en tu viaje de regreso a Madrid. Porque sí, en

 

¡Hola! Soy Espina, el cactus viajero, la vida me plantó en Coro, pero creciendo con tantas ganas de mudarme a Madrid que me salen claveles en vez de espinas. Mientras estoy aquí, quién sabe a quién más me puedo llevar. Por lo menos sé que contigo estaré bien cuidado y en buenas manos.

Por más loco que está el mundo, me han dicho que en España se come rico, se vive sabroso, que los médicos son muy felices y los cactus no pasan tanto calor.

Tengo un amigo en Madrid que como dicen los españoles ¡es la ostia! Es simpático, guapo, perseverante, un poco terco pero buena gente. Espero verlo pronto porque me ha dicho que, aunque trabaja mucho cada día conoce más de España, debe ser muy divertido pasarse el tiempo con él.

Qué bueno haber caído en tus manos, si pronto te apetece tener un cactus aventurero como compañero de viaje, no me dejes plantado en Coro y llévame contigo. Seguro que encontramos un montón de planes divertidos, ¡y si no, al menos nos reímos intentándolo!

Scroll al inicio